Colonización española en Isla Cozumel

El primer acercamiento que tuvieron los españoles en Cozumel lo tuvo Cristobal Colón, durante su cuarto viaje, se encontró con navegantes mayas frente a la costa de Honduras en 1502. Nueve años después, españoles sobrevivientes de un naufragio que iba del Darién a Jamaica llegaron a la costa oriental de Quintana Roo.

Los náufragos fueron Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero, este último se ganó la confianza de un cacique del sur de la costa oriental de Quintana Roo, se casó con la hija del mismo y así dió origen al mestizaje en esta región. Hoy en día se le conoce a Gonzalo Guerrero como el padre del mestizaje.

padre del mestizaje gonzalo guerrero en cozumel

Posteriormente, en el año 1517, Francisco Hernández de Córdoba encabezó la primera expedición al territorio mexicano. Es el primero que pone pie en suelo quintanarroense, específicamente en Cabo Catoche en la provincia de Ekab. Le pareció tan imponente que le llamaron el Gran Cairo.

Finalmente, Juan de Grijalva descubre Isla Cozumel el 3 de mayo de 1518 bautizando a la isla en un inicio con el nombre de Santa Cruz por la alusión al día de su descubrimiento y al primer caserío que vieron como San Gervasio, le llamó la atención el trazo de sus calles empedradas, las casas de cal y canto, techos de huano y una torre piramidal de piedra blanca.

Él y sus hombres atestiguaron lo fértil de su suelo, la rica producción de cera y miel y la abundancia de ciervos, liebres y conejos.

Juan de Grijalba Cozumel
cozumel 500 años, ofrenda a los españoles

La Conquista de los españoles en Cozumel

Hernán Cortés por su parte inicia la conquista de México partiendo de Cozumel, en el año 1519. De igual forma lo haría, Francisco Montejo “el Adelantado” en la conquista de la Península de Yucatán en el año 1527.

Por un largo periodo y encomendaciones del rey de España se ordenó conquistar (religiosamente) y poblar Isla Cozumel, sin éxito alguno. 

Las distancias desde los lugares donde residían las órdenes franciscanas en la península y el peligro de cruzar la isla hicieron que ésta subsistiera en condiciones independientes. La carencia de doctrina contribuyó a que los mayas de Cozumel conservaran muchas tradiciones y prácticas religiosas. El abandono en que se encontraba la isla colocaba a la población en una situación que no tenía que someterse a nadie y podía continuar con su modo de ser a cambio de un tributo.

A raíz de la conquista de los españoles, Isla Cozumel sufrió un alto total en el comercio marítimo, dejó de ser un punto importante de llegada, fueron desapareciendo las peregrinaciones a San Gervasio, santuario de la diosa Ixchel y esto propició su abandono. La región oriental de la península corrió con la misma suerte.